Archivo de la etiqueta: barco

Cavitación, la enfermedad de las hélices

Al sacar un barco del agua para realizar el mantenimiento periódico uno de los elementos al que el patrón presta una pronta atención es a la hélice. Cualquier daño causado en la hélice tiene una repercusión negativa en la navegación. Un golpe con un objeto flotante, una tanza de pesca enrollado en el eje o la cavitación son las causas más probables de deterioro de la hélice.

Con los protectores de hélice se previene en gran medida los riesgos que corren las palas, especialmente los concernientes a golpes y cabos cuya presencia en el agua puede conllevar que se enreden en la hélice provocando graves obstrucciones. Pero hay algo con lo que los protectores de hélices no pueden luchar, la cavitación.

Qué causa la cavitación

Se sabe que una hélice sufre la cavitación si en sus aristas se aprecian faltas del metal o proliferación de burbujas en la superficie.

La cavitación se produce por dos motivos fundamentales:

  • En hélices de alta velocidad el agua en contacto con las aristas se calienta hasta llegar al punto de ebullición en décimas de segundo, pasando a transformarse en vapor de agua, que al rozar contra las palas las desgastan y deterioran.
  • En otros tipos de hélices la cavitación puede estar producida por quedar una parte de las palas fuera del agua o crear bolsas de agua aire en torno a las palas.

En cualquier caso el efecto es un deterioro paulatino de las palas, que pueden llegar a perder parte de su superficie por la erosión causada por la cavitación.

Soluciones

La alternativa de utilizar hélices de plástico se presenta como una solución ante el desgaste experimentado por las hélices de metal. Otra solución pasa por realizar un estudio que relacione la velocidad del barco con la potencia y forma de la obra viva. Puede ser que la forma de la quilla sea la que genera la bolsa de aire, por lo que se requiere modificar la hélice o su situación.

Cómo aumentar la vida útil de una batería

qyixcazerxaz7yghecsaLas baterías suponen en un barco la única forma de almacenar energía eléctrica. Cuando se compra una batería para su instalación a bordo uno de los datos que se consulta es la duración, la vida útil. Un tiempo que puede ser mucho menor del que dura la batería en realidad debido a un desajuste entre la potencia nominal y la demanda energética de los equipos electrónicos instalados a bordo.

El mantenimiento de un batería no depende solo de comprobar el nivel de los líquidos contenidos y el estado de los bornes. Lo que realmente recorta la vida útil de una batería son los procesos de carga y descarga, especialmente las descargas bruscas. Por ejemplo, un descarga del 50% de la capacidad de amperaje de una batería de forma brusca puede descontar a la vida útil de la pila varios años.

Lo ideal que es la batería se encuentre en valores próximos al 100%, que se pueden conocer con equipos de control de baterías. Valga un ejemplo para comprender la importancia del estado de carga en la vida útil del acumulador. Si una batería de 12 voltios nominales está al 100% de su capacidad, puede suministrar 12,6 voltios. Mientras que la misma batería al 50% apenas alcanzará los 11,2 voltios.

La capacidad de una batería se mide en Amperios por hora (Ah). En teoría un conjunto de baterías de 250Ah puede suministrar 25A durante 10 horas o 12,5 durante 20. Sin embargo, a medida que se descarga se reduce el amperaje.

Para saber cuánto dura realmente una batería se debe consultar el coeficiente “CX”, donde la “X” se sustituye por el número de horas de descarga completa reportando el máximo amperaje.

Lo mejor para evitar las descargas excesivas y saber cuándo compensar con el alternador: un monitor de descarga. El gran aliado de las baterías y chivato de su vida útil.

Tipos de hélices de barco según el sentido de giro

Helices del Titanic

Helices del Titanic

Las hélices se pueden clasificar de muchos modos atendiendo al material con que están fabricadas, el número de palas, el paso, el sentido de giro… Encontrar la hélice perfecta para un barco no es sencillo en realidad. Por suerte, los fabricantes e ingenieros navales se encargan de esa labor, considerando el conjunto de la embarcación para la elección. Pero no está demás conocer qué hélice puede llevar nuestro barco. En esta ocasión nos hemos fijado en la clasificación según el sentido de giro.

Según el sentido de giro de las hélices estas provocan un efecto evolutivo de caída de la popa especialmente sensible cuando el barco da atrás. En esta clasificación solo se pueden denominar dos tipos:

  • Hélice dextrógira: que gira en el sentido de las aguas del reloj cuando el barco da máquina avante. Su efecto evolutivo al dar atrás hace caer la popa a babor.
  • Hélice levógira: con máquina avante gira en el sentido contrario a las agujas del reloj y al dar atrás la popa cae a estribor.

Para evitar los efectos evolutivos lo más conveniente es instalar un doble juego de hélices: una hélice dextrógira en estribor y una hélice levógira en babor. De esta forma se consigue que el barco no experimente desvíos del rumbo apreciables durante la navegación a causa de la presión lateral de las palas.

No obstante, un barco de hélices de giro contrario puede experimentar fuertes caídas a una u otra banda cuando en el telégrafo se ordena maniobrar en ciaboga, es decir, con una banda en marcha avante y otra en marcha atrás.

Al final debe ser el patrón del barco el que determine con su experiencia cómo utilizar las hélices de la embarcación en su propio beneficio, ya sea de giro dextrógiro o levógiro.

Reflector y transpondedor radar, ¿cuál es la diferencia?

reflector-de-radar-solas-echomax-230i-inflableEntre los elementos de seguridad que se han de llevar a bordo de los barcos de recreo merecen una mención especial el reflector y el transpondedor de radar. Es habitual confundirlos e incluso pensar que se trata del mismo aparato, sin embargo la realidad es que cumplen funciones distintas, si bien los dos están relacionados con el funcionamiento del radar.

En ambos casos hay de subrayar que no es necesario tener un radar para contar con algunos de estos equipos a bordo.

Los dos aparatos, reflector y transpondedor o respondedor tienen una misma finalidad: que la embarcación sea detectada por otros buques que utilicen el radar como instrumento de ayuda a la navegación. Pero ¿cuál es la diferencia?

Reflector de radar

El reflector de radar se utiliza en embarcaciones de madera, fibra de vidrio y en general en cualquier barco que no sea de metal. El principio de funcionamiento del radar es que las ondas emitidas rebotan en los objetos sólidos, sin embargo, atraviesan los cascos de fibra y la madera sin reflejar la posición en la pantalla del radar. Esto se evita con el reflector, que se traduce en la identificación de un eco asociado a una embarcación cuando se detecta en la pantalla.

Transpondedor o respondedor de radar

El transpondedor tan solo se utiliza en caso de emergencia, cuando el barco corre un grave peligro y la tripulación requiere de asistencia de otras embarcaciones. Además de activarse en caso de abandono en salsa salvavidas.

Al activar el respondedor y ser captado por las ondas de un radar este emite una señal sonora (dando tranquilidad a quien lo activa) y en el barco que recibe la señal aparece un código característico que en la pantalla del radar se identifica por una sucesión de líneas indicando la posición de los accidentados.

Equipo de seguridad obligatorio a bordo

Captura de pantalla 2015-06-22 a las 17.05.11

No cabe duda de que el equipo de seguridad a bordo de una embarcación de recreo es fundamental. Pero no solo hay que tener lo que corresponde según el área de navegación, sino que debe en perfecto estado, porque es la mejor garantía en caso de emergencia en la mar.

El equipo de seguridad se distingue entre personal (EPIRB) y del propio barco. Según la zona de navegación la dotación cambia.

Equipo de seguridad en zona 5

La zona de navegación 5 comprende el área que dista no más de 5 millas en cualquier dirección desde un puerto o lugar de abrigo. Por supuesto, también incluye las aguas interiores, comunicadas o no con el mar.

El equipo obligatorio en zona 5 es:

  • Chalecos salvavidas para el máximo número de personas autorizadas, además de chalecos adecuados para los niños, en caso de ir alguno.
  • 3 bengalas de mano.
  • Bocina de niebla de activación manual o por gas.
  • Espejo de señales.
  • Bichero.
  • Corredera.
  • Botiquín de primeros auxilios.
  • Extintores según la eslora y potencia.
  • Bomba de achique y balde de achique.

Equipo de seguridad en zona 4

La zona de navegación 4 comprende una franja de mar desde la costa y una línea paralela a esta alejada 12 millas mar adentro. En esta zona el material coincide con la zona 5, pero además se debe llevar algunos elementos de seguridad complementarios:

  • Aro salvavidas con luz y rabiza.
  • 6 cohetes de luz roja y paracaídas.
  • 6 Bengalas de mano.
  • Compás de gobierno.
  • Prismáticos.
  • Linterna estanca
  • Reflector radar
  • Balde contra incendio
  • Campana.

Parte del material náutico debe estar homologado, por lo que hay que adquirirlo en tienda náutica especializada. Son los chalecos, aro salvavidas, material pirotécnico, compás, extintores, botiquín…

En Nauticlick puedes comprar todo el equipo de seguridad que debes llevar a bordo, con la confianza de tener el precio más bajo y el mejor material. Porque la seguridad no es un juego. Si tienes dudas sobre el equipo que debes llevar en tu barco pregúntanos y te asesoraremos.