Archivo de la categoría: Consejos

Mantenimiento de un barco en invierno (IV): el fueraborda

-

Puede haber dudas sobre si invernar un barco en el pantalán o en seco cuando la embarcación tiene cierto porte, pero no hay motivo para llegar a tal disyuntiva cuando se trata de embarcaciones neumáticas.

En este caso siempre es aconsejable tener fuera del agua, por varios aspectos tan básicos como que estos barcos carecen de una patente de protección en el casco.

La embarcación

Obviamente la estiba se debe hacer de tal modo que solo las partes duras (casco) estén en contacto con los soportes. Es preferible desinflar ligeramente las cámaras de aire, sin que lleguen a deformarse. Cubrir con una lona oscura la embarcación también es una buena práctica, así como evitar que esté expuesta al sol.

Dependiendo del estado de las cámaras de aire puede ser recomendable aplicar algún protector tipo vaselina que evite la aparición de grietas.

El motor fueraborda

Una vez con la embarcación fuera del agua llega el turno de hacer el mantenimiento al motor. Lo primero es endulzar la máquina, tanto por fuera como por dentro. El endulzado del sistema de refrigeración requiere de acoplar el motor en una estructura de forma que el colector esté sumergido en agua dulce. Se pueden utilizar orejeras o un gran balde. El siguiente paso será forzar el tránsito del agua. Un minuto es suficiente, teniendo la precaución de que el motor está desembragado.

Si el motor cuenta con un depósito de combustible propio hay que proceder a su vaciado, tampoco se aconseja dejar combustible almacenado en un depósito independiente. Posteriormente se requiere el engrase a través de los orificios por las oquedades dispuestos para tal fin. El carburador también debe quedar vacío. La ocasión se muestra propicia para la sustitución de los ánodos de protección, de los que puedes encontrar una gran variedad en Nauticlick.

Mantenimiento de un barco en invierno (III): la varada

varada2En anteriores ocasiones desde Nauticlick hablamos sobre la idoneidad de invernar en el agua o en seco, y dimos algunos consejos sobre la cabullería y velamen. En esta ocasión vamos un paso más, optamos por invernar en seco. Una vez que estamos decididos a sacar el barco del agua e invernarlo en una marina seca, debemos prestar atención a algunos aspectos que mejorarán su conservación y evitarán daños en el barco.

Del agua a la cuna

El “travel lift” o pórtico es el equipo fundamental para que la embarcación abandone su estado natural. Por lo general son los propios operarios de la marina quienes se ocupan de toda la labor, pero es muy recomendable estar presente durante el izado y realizar algunas acciones básicas.

Las bragas deben estar lo más limpias posibles, es decir, sin restos de arena o materiales que puedan erosionar o perforar el casco. Los pórticos tipo “travel lift” son preferibles a las grúas, puesto que estas últimos izan el barco por un solo punto situado en el plano de crujía, sometiendo al casco a un esfuerzo de compresión para el que no está preparado.

Si se tiene ocasión, es preferible desmontar el transductor de la sonda o al menos velar para que la braga no coincida con él, además de desacoplar la hélice de la corredera, que también puede sufrir daños apreciables.

A la hora de colocar el barco en su situación definitiva la cuna debe ser la adecuada. Es preferible repartir el peso en varios puntos, coincidiendo con los refuerzos estructurales de la cuaderna. En veleros con orza nunca es recomendable apoyar la orza contra el suelo o cualquier otro objeto. La orza es una pieza independiente del casco que sufre mucho con estas prácticas, lo mejor es que penda y el barco se apoye con puntales laterales.

Mantenimiento de un barco en invierno (II): cabos y velas

edeeb41195f1e87a458abd2a9e0f4b20En la primera parte de esta serie de “mantenimiento de un barco en invierno” nos fijamos en aspectos preparatorios de la invernada, como es el escoger dejar el barco a flote o sacarlo del agua. En esta ocasión continuamos poniendo la atención en los cuidados que requiere un barco de cara al invierno, fijándonos en los sistemas de amarre utilizados durante la estancia de atraque y el cuidado de las velas.

Protección de los amarres

Los cabos sufren especialmente durante el atraque invernal. Los continuos roces con superficies duras y fijas los deterioran hasta el extremo de perderlos. Lo más adecuado es colocar muelles y amortiguadores, previamente examinados y de la resistencia adecuada.

En caso de utilizar cabos es buena idea forrarlos con una manguera de goma. No obstante, no está demás que los cabos principales (largos y esprines) se coloquen dobles con cabos independientes y de mena suficiente para soportar el desplazamiento del barco, así como revisar periódicamente los amarres.

El cuidado de las velas

Después de una temporada de navegación a vela el velamen requiere de un exhaustivo examinado y cuidado. Si no hay previsión de utilizar la embarcación durante la temporada invernal es preferible desarbolar el barco y estibar las velas en un lugar protegido.

El primer paso es desplegarla en una superficie plana y lavarlas utilizando un detergente neutro, mejor si es jabón. Tras el secado natural al aire libre se deben doblar cuidando de que no queden arrugas. Es cierto que la labor es dificultosa y es un trabajo arduo, pero se compensa con una más larga vida de las velas, que de otra forma se deterioran por quedar expuestas a la intemperie, aunque queden enrolladas. Además es una buena ocasión para examinar a conciencia el material y reparar los desperfectos.

Mantenimiento de un barco en invierno (I): preparando la invernada

mantenimiento_embarcaciones-1024x712Con el final de la temporada estival muchos patrones inician los trabajos de mantenimiento para invernar el barco. No se trata simplemente de cerrar todos los portillos y colocar un toldo sobre la cubierta. El invierno es una época ruda y precisa de atención y una importante labor.

Justo cuando acaba el verano es buen momento para hacer una lista con los desperfectos que acumula la embarcación, ya sea por el propio uso o por accidentes comunes en la navegación. También es buen momento para adquirir los equipos y accesorios que se instalarán de cara a la próxima temporada.

¿A flote o en marina seca?

Determinar cómo invernar un barco: a flote o en marina seca, depende de varios factores. En las latitudes más bajas la temporada se puede alargar por el buen tiempo reinante, pudiendo utilizar la embarcación para salidas de fines de semana. Sin embargo, hay que ser previsor con los temporales. Los barcos atracados de punta y dispuestos unos junto a otros pueden sufrir graves deterioros causados por el movimiento.

Utilizar todas las defensas de que se disponga es una medida necesaria. Además es buena práctica atracar los barcos a la inversa si son veleros. Es decir, uno de proa y otro de popa, para evitar que las jarcias y mástil sufran enganches.

Otro aspecto importante para determinar si es conveniente tener el barco fuera o dentro del agua es el material de construcción del casco. Por contra a lo que cabría pensar, los cascos tradicionales de madera se estropean más fuera del agua que dentro, dado que la madera se seca y queda expuesta a un medio que le es ajeno a la carena. Lo más conveniente en estos casos es tenerlo en seco el mínimo tiempo posible; exclusivamente para las labores de mantenimiento.

Por su parte los cascos de hierro y fibra de vidrio se conservan mejor fuera del agua. Acción muy recomendable en los cascos de fibra en los que se aprecia la temida ósmosis, que deja de tener efecto en seco.

Cómo aumentar la vida útil de una batería

qyixcazerxaz7yghecsaLas baterías suponen en un barco la única forma de almacenar energía eléctrica. Cuando se compra una batería para su instalación a bordo uno de los datos que se consulta es la duración, la vida útil. Un tiempo que puede ser mucho menor del que dura la batería en realidad debido a un desajuste entre la potencia nominal y la demanda energética de los equipos electrónicos instalados a bordo.

El mantenimiento de un batería no depende solo de comprobar el nivel de los líquidos contenidos y el estado de los bornes. Lo que realmente recorta la vida útil de una batería son los procesos de carga y descarga, especialmente las descargas bruscas. Por ejemplo, un descarga del 50% de la capacidad de amperaje de una batería de forma brusca puede descontar a la vida útil de la pila varios años.

Lo ideal que es la batería se encuentre en valores próximos al 100%, que se pueden conocer con equipos de control de baterías. Valga un ejemplo para comprender la importancia del estado de carga en la vida útil del acumulador. Si una batería de 12 voltios nominales está al 100% de su capacidad, puede suministrar 12,6 voltios. Mientras que la misma batería al 50% apenas alcanzará los 11,2 voltios.

La capacidad de una batería se mide en Amperios por hora (Ah). En teoría un conjunto de baterías de 250Ah puede suministrar 25A durante 10 horas o 12,5 durante 20. Sin embargo, a medida que se descarga se reduce el amperaje.

Para saber cuánto dura realmente una batería se debe consultar el coeficiente “CX”, donde la “X” se sustituye por el número de horas de descarga completa reportando el máximo amperaje.

Lo mejor para evitar las descargas excesivas y saber cuándo compensar con el alternador: un monitor de descarga. El gran aliado de las baterías y chivato de su vida útil.

Equipo de seguridad obligatorio a bordo

Captura de pantalla 2015-06-22 a las 17.05.11

No cabe duda de que el equipo de seguridad a bordo de una embarcación de recreo es fundamental. Pero no solo hay que tener lo que corresponde según el área de navegación, sino que debe en perfecto estado, porque es la mejor garantía en caso de emergencia en la mar.

El equipo de seguridad se distingue entre personal (EPIRB) y del propio barco. Según la zona de navegación la dotación cambia.

Equipo de seguridad en zona 5

La zona de navegación 5 comprende el área que dista no más de 5 millas en cualquier dirección desde un puerto o lugar de abrigo. Por supuesto, también incluye las aguas interiores, comunicadas o no con el mar.

El equipo obligatorio en zona 5 es:

  • Chalecos salvavidas para el máximo número de personas autorizadas, además de chalecos adecuados para los niños, en caso de ir alguno.
  • 3 bengalas de mano.
  • Bocina de niebla de activación manual o por gas.
  • Espejo de señales.
  • Bichero.
  • Corredera.
  • Botiquín de primeros auxilios.
  • Extintores según la eslora y potencia.
  • Bomba de achique y balde de achique.

Equipo de seguridad en zona 4

La zona de navegación 4 comprende una franja de mar desde la costa y una línea paralela a esta alejada 12 millas mar adentro. En esta zona el material coincide con la zona 5, pero además se debe llevar algunos elementos de seguridad complementarios:

  • Aro salvavidas con luz y rabiza.
  • 6 cohetes de luz roja y paracaídas.
  • 6 Bengalas de mano.
  • Compás de gobierno.
  • Prismáticos.
  • Linterna estanca
  • Reflector radar
  • Balde contra incendio
  • Campana.

Parte del material náutico debe estar homologado, por lo que hay que adquirirlo en tienda náutica especializada. Son los chalecos, aro salvavidas, material pirotécnico, compás, extintores, botiquín…

En Nauticlick puedes comprar todo el equipo de seguridad que debes llevar a bordo, con la confianza de tener el precio más bajo y el mejor material. Porque la seguridad no es un juego. Si tienes dudas sobre el equipo que debes llevar en tu barco pregúntanos y te asesoraremos.

Por qué instalar un filtro decantador de combustible

2015-05-21-griffin 04Se le conoce como filtro decantador de combustible, filtro separador o filtro de agua. Este elemento ha salvado en las últimas décadas a numerosos motores marinos que de otra forma habrían sucumbido al introducirse agua en la cámara de combustión/explosión. Sin embargo, no son pocas las voces que consideran escasa su importancia, concurriendo en el riesgo de causar graves averías al motor.

Cómo funciona un filtro decantador marino

Un filtro decantador de combustible tiene como función separar el combustible que utiliza el barco (diésel o gasolina) de posible trazas de agua, además de evitar la entrada en el motor de partículas sólidas.

El filtro tiene una serie de elementos porosos capaces de retener la presencia de gotas de agua en el combustible. Debido a la diferencia de densidad -el agua pesa más por unidad de volumen- se separan los fluidos, evitando la entrada de agua en el motor y favoreciendo su posterior eliminación.

2015-05-21-griffin 01 2015-05-21-griffin 02 2015-05-21-griffin 03

¿Es realmente necesario instalar un filtro decantador de combustible?

En un ambiente seco la necesidad de instalar un filtro decantador de combustible puede carecer de fundamento, pero los motores marinos están sometidos a consideraciones específicas, no ya por ellos mismos, sino por la procedencia del combustible.

Los depósitos de combustible de que se suministran las gasolineras de puerto son estancos, lo que no evita que al estar en un ambiente de alta humedad relativa se pueda generar condensación y consecuente acumulación de agua. Lo mismo ocurre en el depósito de combustible de un barco. A lo que se suman las posibles fugas que puede haber en el puerto y en el propio barco.

Los filtros decantadores de combustible no son exclusivos de los motores marinos. También se instalan en vehículos todoterreno destinados a conducción extrema. Justificando su instalación en la protección del motor, que tiene en el agua una acérrima enemiga.

Más información: catálogo de filtros decantadores/separadores.

Consejos para la elección del tipo de anclas

UA60+UA45-Feretti 870 Dice el RIPA que un buque en navegación es aquel que no está atracado, varado, ni fondeado. Y lo cierto es que en náutica recreativa lo normal es que un barco esté más del 70% del tiempo atracado y un 20% del tiempo fondeado. De ahí la necesidad de tener los cabos de amarre en perfecto estado y de contar con el ancla adecuada para cada tipo de barco.

De qué depende el tipo de ancla

El ancla de una embarcación de recreo depende básicamente de dos aspectos que el patrón debe tener en cuenta a la hora de comprar el equipo de fondeo:

  1. Desplazamiento del buque: a mayor peso de la embarcación, más obra viva y mayor interacción con las corrientes y mareas, por lo que el ancla debe soportar mayores esfuerzos para no garrear.
  2. Elección del tenedero: si la zona habitual de fondeo es lecho de arena fina, fango, lajas, rocas… es importante conocerlo para elegir el tipo de ancla, puesto que los diferentes modelos agarran mejor en un fondo u otro.

Con estas dos ideas se pueden escoger entre varios tipos de ancla.

Tipos de ancla para embarcaciones de recreo

  • Rezón: un ancla carente de mapa constituida por una caña y varias uñas finas a semejanza de un anzuelo de potera. Está indicada para embarcaciones de pequeño porte y fondos duros, como lajas o rocas.
  • Arado: un ancla con la forma del utensilio de labranza con un excepcional agarre en fondos de arena fina y fango. Está indicada para barcos de porte medio, no más dos toneladas. No obstante, tiene un inconveniente: puede garrear en los cambios de marea, especialmente en canales.
  • Danforth: un ancla clásica en las proas de embarcaciones de recreo con grandes uñas que clava con fuerza soportando el tiro de embarcaciones de porte.

Si tienes dudas a la hora de comprar un ancla consulta con el equipo Nauticlick, te asesoraremos sobre la mejor opción.

Los ánodos y la corrosión galvánica

corrosion-galvanicaLa corrosión galvánica puede dañar o destruir varias piezas de un barco, ya que todos los metales que forman parte de él están sometidos de una forma u otra a sus efectos. Por ello, evitar la corrosión resulta imprescindible para librarnos de las costosas reparaciones y los graves daños que pueden producirse en la embarcación.

Dependiendo de su estructura atómica, los metales son nobles o negativos, con tendencia a ganar electrones, o positivos, con tendencia a perderlos. Cuando dos metales diferentes se tocan entre sí o están conectados eléctricamente por un conductor, y son sumergidos en un electrolito (un fluido conductor de la electricidad, como por ejemplo el agua salada) se puede producir una reacción electroquímica. En esta reacción, el metal “menos noble”, llamado ánodo, se corroerá más rápidamente, mientras que el metal “más noble” o cátodo lo hará de forma más lenta.

La protección más habitual contra la corrosión galvánica es la utilización de ánodos de sacrificio, mediante los cuales se rompe el circuito eléctrico entre los metales expuestos. Un ánodo de sacrificio es una pieza de un metal menos noble que la pieza a proteger, que se coloca en contacto con ella y hace que la corrosión afecte al metal menos noble en lugar de afectar al de la pieza protegida.

En general, los metales utilizados para los ánodos de las embarcaciones de agua salada y salobre son el zinc y el aluminio, mientras que para los barcos que navegan por aguas dulces se usa el magnesio o el aluminio.

Los ánodos de sacrificio pueden alargar la vida de partes tan elementales del barco como por ejemplo el casco de la embarcación, el motor, el timón, la hélice, los flaps, las quillas metálicas y otros componentes metálicos, protegiéndolos del deterioro causado por la corrosión galvánica.

En Nauticlick puedes encontrar todo tipo de ánodos para proteger de la corrosión galvánica las diferentes piezas de una embarcación.