Archivo por meses: septiembre 2015

Algunos tipos de barcos a vela

Si estás pensando en comprar un barco a vela o si quieres cambiar de tipo de barco te interesa saber que no existe un único tipo de barco de vela, sino que puedes navegar en muy distintas embarcaciones, algunas de ellas con el diseño original de hace varios milenios.

Existen más de cien tipos de embarcaciones de vela, aunque las más comerciales se limitan a los ingenios más modernos.

  • Aparejo Marconi: el velero típico que abunda en los puertos deportivos es el llamado de aparejo Marconi. Su nombre le viene dado por la forma de asegurar el mástil al casco mediante jarcias, cómo diseñó el ingeniero Marconi la disposición de los postes telegráficos. Su particularidad estriba en que puede recibir el viento desde casi cualquier marcación y aún así avanzar, gracias a una descomposición vectorial de fuerzas en la que tiene mucha responsabilidad la orza.
  • Bajel: José Espronceda recitaba en su “Canción del pirata”, “Bajel pirata que llaman, por su bravura el temido”. Se refería sin duda al tipo de buque con velas cuadras utilizado en la marina de guerra. Pese a los avances introducidos en las velas, solo puede recibir el viento por una marcación situada a popa del través para conseguir avanzar.
  • Faluca: propia del Mediterráneo, este tipo de embarcación se puede ver surcando el Nilo. Se caracteriza por una única vela trapezoidal que le permite navegar por largo o recibiendo el viento por la aleta. A su favor tiene la ausencia de orza, por lo que es adecuada para ríos y zonas de poca profundidad.
  • Goleta: en los dos últimos siglos los armadores más acaudalados y aficionados a las regatas se hicieron de varias de estas bellas embarcaciones; muy favorecidas en lienzos y fotografías. Las velas se disponen en el plano longitudinal, con forma de trapecio y ausencia de orza. Una de las más famosas es la goleta Rainbow Warrior, armada por Greenpeace.

Mantenimiento de un barco en invierno (IV): el fueraborda

-

Puede haber dudas sobre si invernar un barco en el pantalán o en seco cuando la embarcación tiene cierto porte, pero no hay motivo para llegar a tal disyuntiva cuando se trata de embarcaciones neumáticas.

En este caso siempre es aconsejable tener fuera del agua, por varios aspectos tan básicos como que estos barcos carecen de una patente de protección en el casco.

La embarcación

Obviamente la estiba se debe hacer de tal modo que solo las partes duras (casco) estén en contacto con los soportes. Es preferible desinflar ligeramente las cámaras de aire, sin que lleguen a deformarse. Cubrir con una lona oscura la embarcación también es una buena práctica, así como evitar que esté expuesta al sol.

Dependiendo del estado de las cámaras de aire puede ser recomendable aplicar algún protector tipo vaselina que evite la aparición de grietas.

El motor fueraborda

Una vez con la embarcación fuera del agua llega el turno de hacer el mantenimiento al motor. Lo primero es endulzar la máquina, tanto por fuera como por dentro. El endulzado del sistema de refrigeración requiere de acoplar el motor en una estructura de forma que el colector esté sumergido en agua dulce. Se pueden utilizar orejeras o un gran balde. El siguiente paso será forzar el tránsito del agua. Un minuto es suficiente, teniendo la precaución de que el motor está desembragado.

Si el motor cuenta con un depósito de combustible propio hay que proceder a su vaciado, tampoco se aconseja dejar combustible almacenado en un depósito independiente. Posteriormente se requiere el engrase a través de los orificios por las oquedades dispuestos para tal fin. El carburador también debe quedar vacío. La ocasión se muestra propicia para la sustitución de los ánodos de protección, de los que puedes encontrar una gran variedad en Nauticlick.

Mantenimiento de un barco en invierno (III): la varada

varada2En anteriores ocasiones desde Nauticlick hablamos sobre la idoneidad de invernar en el agua o en seco, y dimos algunos consejos sobre la cabullería y velamen. En esta ocasión vamos un paso más, optamos por invernar en seco. Una vez que estamos decididos a sacar el barco del agua e invernarlo en una marina seca, debemos prestar atención a algunos aspectos que mejorarán su conservación y evitarán daños en el barco.

Del agua a la cuna

El “travel lift” o pórtico es el equipo fundamental para que la embarcación abandone su estado natural. Por lo general son los propios operarios de la marina quienes se ocupan de toda la labor, pero es muy recomendable estar presente durante el izado y realizar algunas acciones básicas.

Las bragas deben estar lo más limpias posibles, es decir, sin restos de arena o materiales que puedan erosionar o perforar el casco. Los pórticos tipo “travel lift” son preferibles a las grúas, puesto que estas últimos izan el barco por un solo punto situado en el plano de crujía, sometiendo al casco a un esfuerzo de compresión para el que no está preparado.

Si se tiene ocasión, es preferible desmontar el transductor de la sonda o al menos velar para que la braga no coincida con él, además de desacoplar la hélice de la corredera, que también puede sufrir daños apreciables.

A la hora de colocar el barco en su situación definitiva la cuna debe ser la adecuada. Es preferible repartir el peso en varios puntos, coincidiendo con los refuerzos estructurales de la cuaderna. En veleros con orza nunca es recomendable apoyar la orza contra el suelo o cualquier otro objeto. La orza es una pieza independiente del casco que sufre mucho con estas prácticas, lo mejor es que penda y el barco se apoye con puntales laterales.

Mantenimiento de un barco en invierno (II): cabos y velas

edeeb41195f1e87a458abd2a9e0f4b20En la primera parte de esta serie de “mantenimiento de un barco en invierno” nos fijamos en aspectos preparatorios de la invernada, como es el escoger dejar el barco a flote o sacarlo del agua. En esta ocasión continuamos poniendo la atención en los cuidados que requiere un barco de cara al invierno, fijándonos en los sistemas de amarre utilizados durante la estancia de atraque y el cuidado de las velas.

Protección de los amarres

Los cabos sufren especialmente durante el atraque invernal. Los continuos roces con superficies duras y fijas los deterioran hasta el extremo de perderlos. Lo más adecuado es colocar muelles y amortiguadores, previamente examinados y de la resistencia adecuada.

En caso de utilizar cabos es buena idea forrarlos con una manguera de goma. No obstante, no está demás que los cabos principales (largos y esprines) se coloquen dobles con cabos independientes y de mena suficiente para soportar el desplazamiento del barco, así como revisar periódicamente los amarres.

El cuidado de las velas

Después de una temporada de navegación a vela el velamen requiere de un exhaustivo examinado y cuidado. Si no hay previsión de utilizar la embarcación durante la temporada invernal es preferible desarbolar el barco y estibar las velas en un lugar protegido.

El primer paso es desplegarla en una superficie plana y lavarlas utilizando un detergente neutro, mejor si es jabón. Tras el secado natural al aire libre se deben doblar cuidando de que no queden arrugas. Es cierto que la labor es dificultosa y es un trabajo arduo, pero se compensa con una más larga vida de las velas, que de otra forma se deterioran por quedar expuestas a la intemperie, aunque queden enrolladas. Además es una buena ocasión para examinar a conciencia el material y reparar los desperfectos.

Mantenimiento de un barco en invierno (I): preparando la invernada

mantenimiento_embarcaciones-1024x712Con el final de la temporada estival muchos patrones inician los trabajos de mantenimiento para invernar el barco. No se trata simplemente de cerrar todos los portillos y colocar un toldo sobre la cubierta. El invierno es una época ruda y precisa de atención y una importante labor.

Justo cuando acaba el verano es buen momento para hacer una lista con los desperfectos que acumula la embarcación, ya sea por el propio uso o por accidentes comunes en la navegación. También es buen momento para adquirir los equipos y accesorios que se instalarán de cara a la próxima temporada.

¿A flote o en marina seca?

Determinar cómo invernar un barco: a flote o en marina seca, depende de varios factores. En las latitudes más bajas la temporada se puede alargar por el buen tiempo reinante, pudiendo utilizar la embarcación para salidas de fines de semana. Sin embargo, hay que ser previsor con los temporales. Los barcos atracados de punta y dispuestos unos junto a otros pueden sufrir graves deterioros causados por el movimiento.

Utilizar todas las defensas de que se disponga es una medida necesaria. Además es buena práctica atracar los barcos a la inversa si son veleros. Es decir, uno de proa y otro de popa, para evitar que las jarcias y mástil sufran enganches.

Otro aspecto importante para determinar si es conveniente tener el barco fuera o dentro del agua es el material de construcción del casco. Por contra a lo que cabría pensar, los cascos tradicionales de madera se estropean más fuera del agua que dentro, dado que la madera se seca y queda expuesta a un medio que le es ajeno a la carena. Lo más conveniente en estos casos es tenerlo en seco el mínimo tiempo posible; exclusivamente para las labores de mantenimiento.

Por su parte los cascos de hierro y fibra de vidrio se conservan mejor fuera del agua. Acción muy recomendable en los cascos de fibra en los que se aprecia la temida ósmosis, que deja de tener efecto en seco.

Filtro separador de agua ¿qué es y para qué sirve?

c982e094a3de0e7430510227043ab53ba5663e51_Banner GRIFFIN ESEn los motores de gasolina es obligatoria la instalación de un filtro según la normativa internacional, que es más restrictiva con los motores de combustible diesel. En estos últimos la función del filtro es doble, de un lado debe impedir el acceso de partículas sólidas al motor y de otro debe evitar que el agua pase a la cámara de combustión. Esta doble función la desarrolla el filtro separador de agua y combustible.

¿Qué es?

Un filtro separador de agua es un elemento de protección del motor diesel, el sistema de alimentación e inyectores. Este dispositivo no es exclusivo de las embarcaciones de recreo y buques mercantes, sino que su instalación también se efectúa en grandes motores de vehículos de carretera.

¿Cómo funciona?

El filtro dispone de varias partes, atendiendo a si cumple la doble función de filtrar las partículas sólidas o solo decanta el agua contenida en el combustible. Por lo general un mismo dispositivo ejecuta las dos tareas. Así se diferencia un filtro de papel o material similar con una porosidad mínima para capturar las partículas sólidas que apenas miden unas micras y una segunda cámara donde se separa el agua.

El proceso por el que se separa el combustible del agua difiere según el fabricante. Unos optan por someter el líquido a presión centrífuga y otros se basan en la decantación. Sea como sea lo que se consigue es que el agua, más densa que el combustible, se sitúe una cazoleta inferior (opaca o transparente) donde se puede drenar el líquido a través de una llave.

Realmente la probabilidad de que se encuentre agua en el combustible es mínima, pero puede darse por contaminación durante el transporte, almacenamiento en puerto o en la estancia en los tanques del propio barco debido a condensación.

¿Necesitas un filtro separador de agua? Visita nuestra sección de filtros de combustible Griffin.